Hydrolive | Agua Hidrogenada
16364
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16364,page-parent,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Agua Hidrogenada

¿Qué es el hidrógeno?

Su nombre procede del griego Hydro (agua) y Gen (generador), pues al combinarse con el oxígeno forma agua.

El Hidrógeno es el primer elemento de la tabla periódica.

Es el elemento químico más ligero que existe.

También es el elemento químico más abundante del universo, constituyendo el 75% de su masa, si bien se encuentra combinado con otros elementos como el oxígeno o el carbono.

El hidrógeno es el elemento con mayor presencia en las moléculas de nuestras células: 62%, seguido del oxígeno (25%) y del carbono (9%)

En condiciones normales se encuentra en estado gaseoso y es insípido, incoloro, inodoro y no metálico.

En el campo de la medicina biológica, estudios recientes han demostrado que el hidrógeno molecular (H2) es un potente antioxidante y antiinflamatorio con potenciales aplicaciones médicas, protegiendo particularmente a las células, tejidos y órganos frente al daño oxidativo. En 2007, la revista americana Nature Medicine publicó los resultados de varias investigaciones bajo el título “El hidrógeno elimina las ROS eficazmente”. Gracias a los resultados del estudio llevado a cabo por el equipo de investigación del Dr. Shigeo Ohta, profesor de postgrado en Medicina, se determinó que un agua que contenga altas proporciones de hidrógeno tendrá capacidad para eliminar radicales hidroxilo, una de las ROS cuya acidez es más elevada.

El Poder del Hidrógeno

El hidrógeno molecular (H2) es considerado un nuevo antioxidante con aplicaciones preventivas y terapéuticas. El H2 tiene ventajas como antioxidante potencial y carece de efectos adversos:

El hidrógeno es el elemento más importante de nuestras células. Las mitocondrias necesitan hidrógeno para producir energía necesaria para el crecimiento, la reparación y regeneración del cuerpo.

Neutraliza los radicales libres que son los causantes de la oxidación que nos envejece y que causa el 90% de las enfermedades, sin afectar a las ROS que tienen funciones celulares beneficiosas.

Inhibe el daño oxidativo a nivel genético.

Estimula las enzimas antioxidantes de las células.

El H2 no es tóxico a dosis efectivas y el exceso se elimina exhalado por los pulmones.

Dada su escasa masa molecular en comparación con otros antioxidantes, el hidrógeno puede penetrar allí donde otros no pueden hacerlo, incluyendo la mitocondria y el núcleo de la célula, sin producir efectos citotóxicos.

Agua hidrogenada

Numerosos investigadores han analizado científicamente los componentes de estas aguas milagrosas. Los manantiales de Nordenau (Alemania), Lourdes (Francia), Tlacote (Méjico), y Nadana (India) son las cuatro fuentes naturales cuyas aguas han demostrado un alto poder de curación de enfermedades crónicas. Todas estas aguas tienen en común una abundante proporción de hidrógeno que elimina las ROS (especies reactivas del oxígeno o radicales libres del oxígeno).

En base a los resultados de la experimentación en animales y de ensayos clínicos, hasta la fecha se han publicado más de 400 estudios sobre la eliminación de ROS -causa de envejecimiento y enfermedades- mediante agua hidrogenada.

El consumo de agua hidrogenada está en aumento en diversos países. Por ejemplo, tras el accidente nuclear de Fukushima se produjo un aumento del consumo de agua hidrogenada en Japón ya que la radiación nuclear genera un número elevado de ROS, causa de numerosas enfermedades.

Agua hidrogenada, antioxidante que elimina las ROS

Dentro de nuestro organismo existen diversos mecanismos de detoxificación y defensa contra los ataques de las ROS. En primer lugar, se encuentran las enzimas antioxidantes naturales de tipo SOD (superóxido dismutasa) que se encargan de eliminar las ROS. Aunque la SOD es sintetizada por el organismo desde el nacimiento hasta la segunda década de la vida, a partir de la treintena disminuye la velocidad de producción y entre los 35 y los 40 años finaliza su síntesis. Dado el curso que sigue la síntesis de la SOD, el envejecimiento comienza a gestarse entre los 30 y los 40 años.

Por tanto, a partir de los 40 años es necesario complementar nuestro cuerpo con antioxidantes que realicen la función de las enzimas endógenas. Es especialmente recomendable el consumo de hidrógeno ya que es el antioxidante más potente y eficiente y es inocuo para el cuerpo humano.

El hidrógeno tiene la propiedad de eliminar selectivamente las ROS perjudiciales (radicales hidroxilo) sin afectar a las ROS beneficiosas que cooperan con la inmunidad y con la actividad biológica. El hidrógeno tiene una mayor capacidad de penetración en las células de nuestro cuerpo.

En el aire de nuestro planeta casi no existe hidrógeno. En general, se encuentra en forma líquida. La mayoría de las reacciones químicas que ocurren en nuestro cuerpo se producen disueltas en líquido. Así, en ausencia de líquido es difícil que se produzcan reacciones y evidentemente también es imposible que el hidrógeno interaccione con las ROS. El hidrógeno disuelto en agua constituye una forma sencilla para su absorción y distribución a todas las células del organismo. Además, una vez que el cuerpo absorbe el agua, distribuye el hidrógeno rápidamente a sus diferentes partes. El agua absorbida sólo tarda unos minutos en circular completamente por el cuerpo.

El agua es transportada al torrente sanguíneo, que lleva los nutrientes necesarios a las células. Por otro lado, también se encarga de recoger los desechos celulares. Dentro del cerebro existe un lugar conocido como la barrera hematoencefálica, que se encarga de interrumpir la llegada de sustancias peligrosas para el mismo. Sin embargo, el agua sí puede traspasar dicha barrera, de modo que el hidrógeno también puede alcanzar las células cerebrales, reforzándolas con antioxidantes naturales.

Por consiguiente, disolver el hidrógeno en agua es la forma más beneficiosa para poder transportarlo a las diferentes partes del cuerpo y eliminar las ROS. El método habitual de producción de agua hidrogenada es la electrólisis.

El hidrógeno puede ser aplicado en el tratamiento de múltiples enfermedades. En modelos experimentales, la administración de hidrógeno ha demostrado ser eficaz en isquemia, hipoxia, trasplantes, enfermedad de Parkinson, intoxicación por drogas, sepsis, diabetes y cáncer. Varios ensayos en humanos, han confirmado que la administración de hidrógeno tiene beneficios en muchas enfermedades y dolencias.

Descubre todo lo que necesitas saber para utilizarla y consejos para mantenerla cuidada